Para estudiar la felicidad la psicología se centra en el estudio de las emociones positivas como medio de alcanzar la felicidad y considera que nacen asociadas al placer y también al compromiso con nuestros valores y a dar sentido a nuestra vida.

La felicidad no es algo confeccionado. Viene de tus propias acciones. Dalai Lama

-Ser conscientes plenamente del momento que estamos viviendo en el presente, poniendo nuestra atención en los sentimientos y experiencias que nos transmite y sabiendo dirigirnos hacía aquellos aspectos que nos permiten seguir vibrando así de bien. Esta experiencia permite que el tiempo fluya.

“ El momento presente está lleno de alegría y felicidad. Pero si no estas atento no lo ves”
Tich Nhat Hanh

– El hecho de hablar de los sentimientos, pensamientos y emociones positivas que sentimos incrementa estas mismas sensaciones . Si lo hacemos con entusiasmo genera una energía multiplicadora.

– Hagamos a los demás participes de nuestros momentos alegres, compartiendo con ellos los recuerdos agradables que nos inundan cuando se los regalamos a los demás con nuestra relato o exposición sobre ellos. De la misma manera con nosotros mismos trayéndolos a nuestra memoria para que nos actuén como energía positiva emocional.

“La dicha de la vida consiste en tener siempre algo que hacer, alguien a quien amar y alguna cosa que esperar”.
-Thomas Chalmers-

-Sepamos aplicarnos refuerzos positivos y autofelicitarnos por los éxitos o logros que conseguimos.

-Aplicar el perdón neutraliza las emociones negativas y nos hace libres para volver disponernos conscientemente hacía los mejores momentos que eligimos vivir libres de rencores.

-Atrevernos a visualizar nuestros objetivos futuros, soñando entusiastas con ellos y con la probabilidad de que somos capaces de alcanzarlos.

-Nos funciona muy bien para mejorar nuestro estado de ánimo y salud mental, el escribir diariamente un ratito acerca de experiencias emocionales positivas que recordemos especialmente por su intensidad.

– La expresión de gratitud con aquellas personas que de algún modo nos han prestado su ayuda nos provoca una reacción emocional positiva y duradera . Este ejercicio también es válido escribiendo el contenido de nuestro mensaje de agradecimiento con o sin la intención de enviarlo.

-El altruismo y la compasión son otros dos recursos maravillosos para ayudarnos a ser felices. Cualquier acto de generosidad por sencillo que sea nos proporciona sentimientos de paz y satisfacción.

-Del mismo modo que nos alegramos y celebramos nuestros éxitos hagamos lo mismo con los de los demás participando y dedicando tiempo a compartirlo con ellos, generando de este modo un vínculo más fuerte en la relación, motivo a mayores para alegrarnos.

-Apliquemos la asertividad en las relaciones interpersonales para que estas sean positivas, conciliando nuestros objetivos con los de los demás y planteárselos de forma que los podamos alcanzar, respetando los deseos de las otras personas.

-Cuidemos mucho las relaciones de pareja, los momentos que disfrutamos al lado de nuestra pareja son de un valor incalculable. La intimidad es una fuente maravillosa de vivencias y emociones positivas y una fuente importante para conseguir la felicidad.

La felicidad: un placer compartido con otra persona.-Jean Dolent.

-Practiquemos ejercicio ya que los efectos físicos y psicológicos de la actividad física son muchos A mayores de los efectos que tiene sobre nuestra salud física, psicológicamente alivia la depresión, disminuye la ansiedad, dormimos mejor, retenemos mejor la información, etc…

-Cuidemos nuestra alimentación con una dieta variada y equilibrada.

-Cultivemos la resilencia, es decir, la capacidad para enfrentarnos a situaciones adversas y salir crecidos de ellas. Toda dificultad guarda una enseñanza, mostrándonos el camino hacía la sabiduría, felicidad, aprendiendo a reencuadrar las situaciones con un prisma que nos quedemos siempre con lo positivo.

Solo puede ser feliz siempre el que sabe ser feliz con todo.-Confucio.

-Organiza tu escala de valores, dando prioridad las experiencias vividas con tus amigos, las experiencias con tu familia, los paseos tranquilos que te permites o los descansos de fin de semana al lado de los tuyos. Prioriza el amor y respeto por ti mismo, las personas que te rodean y todo lo que la vida te ha ofrecido.

“La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días”.
-Benjamin Franklin-

– Gestionemos adecuadamente nuestros sentimientos, dándole a cada suceso de la vida su justa importancia. La calma, la prudencia y el relativizar la realidad son necesarios para mantener la calma y conservar nuestro bienestar emocional.

“La felicidad es interior, no exterior; por lo tanto, no depende de lo que tenemos, sino de lo que somos”