La ansiedad y el estrés nos provocan malestares emocionales que merman mucho nuestro bienestar, rendimiento y salud. Nos ocosiona agobio, angustia, nerviosismo, irritabilidad…toda una serie de emociones desagradables que nos impiden sentirnos tranquilos, algo que todo el mundo desea estar.
Todos alguna vez en nuestra vida la hemos padecido y facílmente reconocemos sus síntomas: falta de aire, dificultad para conciliar el sueño, necesidad de comer con frecuencia, mordernos las uñas, problemas de concentración y atención…
Es muy importante que aprendamos a controlarla en unos niveles normales que no nos impidan conseguir nuestros objetivos y sobre todo que podamos sentirnos bien con nosotros mismos.

“ Aunque la ansiedad sea parte de tu vida, nunca dejes que ella controle tus movimientos”
Paulo Coelho

Es posible reducir su intensidad y para ello les facilito unos consejos:

  • Cierre los ojos y respire despacio profundamente, le va permitir controlar su sistema nervioso.
    “ Cuanto más lento y más suave respires más se relaja tu sistema nervioso.
    Siente como respiras :lento, suave, silencioso; toda la atención está puesta en el tabique nasal.
    Sigue a tu respiración, no te distraigas, siente como el aire entra y como el aire sale.
    Cada vez más lento, más suave, más silencio. Vive tu respiración”.
  • Estate atento a tu diálogo interior ya que lo que te dices a ti mismo, te predispone de una manera u otra. Nuestras emociones, pensamientos y actitudes se activan con nuestro lenguaje. Si este es positivo y alentador nos facilita el conservar la tranquilidad.

Sirven de ejemplo frases e instrucciones que nos permitan avanzar:

1. En otras ocasiones he superado retos de igual dificultad
2. Vale la pena el intentarlo, solo así mejoraré.
3. Si mantengo la calma, puedo hacerlo.

“Libérate de la ansiedad, piensa que lo que debe ser, será, y sucederá naturalmente.”
Facundo Cabral

  • Mejore la autoestima, cuanto mejor sea el concepto que tenga de si mismo más le va a permitir sentirse capaz y seguro de enfrentar los retos con éxito. La ansiedad y la baja autoestima se retroalimentan gracias a un ingrediente esencial: la inseguridad. Nos consideramos ineptos y los pensamientos negativos nos paralizan. Es necesario aumentar la sensación de seguridad y confianza. Para ello considérese independiente de todo aquello que otras personas puedan opinar, sabiendo ciertamente que solo importa lo que tu te digas y te propongas.

Las amenazas a nuestra autoestima o la idea que nos hacemos de nosotros mismos, causan con frecuencia mucha más ansiedad que las amenazas a nuestra integridad física.S. Freud.

  • Aprenda a controlar sus emociones y para ello es necesario que trabaje con ellas. Participe en trabajos con los que pueda desarrollar su Inteligencia Emocional( la habilidad para identificar, evaluar y controlar nuestras emociones y la de los demás) . Sus componentes son herramientas imprescindibles para fortalecernos y no dejar que los acontecimientos de la vida aunque nos afecten no lleguen a dominarnos.

Cuando digo controlar las emociones, quiero decir las emociones realmente estresantes e incapacitantes. Sentir emociones es lo que hace a nuestra vida rica.-Daniel Goleman.

  • Mantenga siempre la presencia en el momento presente, que sea aquí y ahora cuando usted decide y no condicionado por reacciones anteriores que le predispongan emocionalmente a actuar de una manera determinada que no le favorece en nada. Piense que son situaciones pasajeras y que no vale la pena alterarse más de la cuenta por algo que no es de vital importancia y que por ello no va permitir que le condicione el resto del día. Sepa canalizar la energía hacía otra emoción que le proporcione motivación y capacidad.

Ser consciente significa abandonar los juicios durante un tiempo, dejar de lado nuestros objetivos inmediatos para el futuro y tomar el momento presente como es y nos gustaría que fuera. Mark Williams

  • No de por sentado que las profecías se tienen que cumplir y que un pensamiento negativo lleva forzosamente aparejado un resultado negativo. Los pensamientos no son más que pensamientos y no tiene la capacidad por si solos de condicionar su destino. Aprenda a controlar y mantener a raya sus pensamientos, dejando que fluyan y seleccionando aquellos que más nos interesan centrando nuestra atención en ellos. La práctica regular de Mindfulness le enseña como calmar el pensamiento.

La meditación mindfulness ha demostrado fomentar la habilidad para inhibir los impulsos emocionales.-Daniel Goleman.

  • Dedique tiempo al ejercicio físico ya que le va permitir estar distendido física y psicológicamente.
  • De igual manera la práctica de la relajación en sus distintas formas le permite controlar su sistema nervioso y consecuentemente sus niveles de ansiedad. Permite activar el nervio Vago y con él el sistema parasimpático encargado de los procesos de regenerar, calmar y reestablecer el equilibrio.
  • Si a pesar de seguir los consejos le cuesta al principio controlar sus niveles de ansiedad acuda al psicólogo. Le va enseñar y ayudar con las distintas técnicas para que lo antes posible se encuentre tranquilo y bien consigo mismo.